Molino de la Zarza
Molino de la Zarza

¡Bienvenidos al Molino de la Zarza!

¿Dispuestos a desconectar de la rutina del día a día?

¿Preparados a sentir nuevas sensaciones?

¿Abiertos a nuevas experiencias?

Sin dudarlo este es tu destino.

Tu espacio de Ocio y relax, en contacto con la naturaleza, en un entorno único. Para disfrutar en familia, con los amigos, con los compañeros o para encontrarte a ti mismo en esta etapa de tu vida.

¡Haz tu reserva ya!

Y

cuéntanos tu experiencia

Feria del Libro en Baena

¿Has visto que tiempo tan maravilloso de Primavera?

Es el momento perfecto para salir y no quedarse en casa.

¿Qué puedes hacer un viernes vísperas de fin de semana?

Vente a Baena visita esta preciosa localidad muy cerca de córdoba pasea por sus calles recorre el entorno de la muralla y disfrutar de todas las actividades que se organizan en este día con motivo de la feria del libro. En ella podrás encontrar libros fantásticos y conocerás a los autores más noveles de esta localidad. Tenemos cantidad de libros esperándote.

No te olvides traer a los más pequeños tenemos una extensa colección de libros infantiles y juveniles que les van a encantar,  para aquellos que ya saben leer e incluso para los que se están iniciando en la lectura.

Todo ello acompañado de juegos, pintacaras,…

Además de la buena música y mejor lectura si cabe, podemos disfrutar de la compañía de todos los que se acerquen al evento.

Tú Puedes Ser Uno De Ellos.

¡TE ESPERAMOS!

Semana Santa en Baena

La semana santa en Baena declarada de interés turístico nacional a pesar de ser una fiesta de carácter religioso se destaca por su ambiente ruidoso, colorido y pintoresco. La imagen del cofrade judío desfilando , con su indumentaria y su elemento característico el artesanal tambor, es lo más peculiar de estos días.
Se conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesús de forma cronológica a través de sus siete procesiones que se suceden desde el domingo de Ramos al domingo de Resurrección.

Es el momento perfecto para venir a conocer Baena y el encanto de sus fiestas.

 

(más…)

Hola Amigos

 

Soy Mª Ángeles la mujer de Amalio Román y os voy a contar como he vivido todo este proceso de cambio en la forma de trabajo de la unidad familiar.

Nosotros éramos una familia con dos niños ambos trabajando fuera de casa para diferentes empresas y más o menos acomodados a esta situación.

Amalio tenia jornada de trabajo partida lo cual le impedía disfrutar de los chicos los días entre semana pues estos se quedaban a comer en el comedor  y por la noche procurábamos tenerlos en la cama para las 9, 9.30 lo mas tardar.

El fin de semana para nosotros la mayoría de las veces no comenzaba hasta el sábado a las 14 pues él  tenía que trabajar por la mañana y hasta la hora de comer no estaba en casa.

Yo en cambio lo tenía mejor,  tenia reducción de jornada y pasaba todas las tardes con ellos para ir al parque o llevarlos a actividades extraescolares. Además el sábado mi empresa estaba cerrada por lo que me ocupaba de la casa y los chicos desde primera hora.

Para distraernos de esa rutina tanto Amalio como yo manteníamos activos algunos hobbies unos comunes como viajar, ir al cine, .. y otros más particulares como por ejemplo la fotografía para mí y el paracaidismo para Amalio.

Esa situación me era muy cómoda y gratificante ya que podía dedicar mucho tiempo a mi familia, en cambio no lo era tanto para Amalio pues aunque le gustaba su trabajo y disfrutaba haciéndolo se quejaba de no pasar más tiempo con los chicos y participar más en sus roles diarios .

Pero un día soleado de invierno paso algo que provoco una  pausa en su vida y que os contaré en la próxima entrega.

Si quieres saberlo suscríbete y te lo hare llegar para desvelarte el misterio.

El Leñador Tenaz

 

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.
El primer día se presentó al capataz, que le  dio un hacha y le asignó una zona del bosque.

El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar.
En un solo día cortó dieciocho árboles.
-Te felicito -le dijo el capataz-. Sigue así.
Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano.
A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque.
A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.

 

«Debo estar cansado», pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol.
Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad.
Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.

Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó: «¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?».
-¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles.

 

 

La moraleja del cuento es muy clara, no basta únicamente esforzarse mucho, hay que reservar tiempo para preparar lo que uno está haciendo.

Por ello nosotros te ofrecemos este espacio idóneo para tomarte esa paradita que necesitas para ordenar tus ideas, preparar tu próximo trabajo, para relajarte de la rutina conociendo nuestro espacio y nuestro entorno.

Retomaras tu vida más activo y positivo. (más…)

Historia Feria de Baena

Evolucion Feria Real, Baena

Feria Real desde la edad media hasta nuestros días.

Durante los días del 4 al 7 del mes de octubre, e incluso antes. Baena ofrece un inmejorable ambiente en su Feria Real y un atractivo programa de asueto y diversión en las postrimerías del calendario ferial andaluz.

Estos festejos tuvieron sus antecedentes en la feria que esta población celebraba a mediados de la centuria del cuatrocientos, con carácter anual, y que se desarrollaba entre los días de Santiago y de la Asunción de la virgen. El lugar de emplazamiento de la misma era, en  1497, “desde la torre nueva que es cerca de la carnecería de la plaza hasta la tienda de la ferrería de Coria que es frente a la casa del ballestero “.Se extendía desde la calle Toledana para continuar por la parte baja de San Juan y la Cava. En la carrera de la Puerta de la villa se instalaba una tienda para el alguacil mayor, persona encargada de legalizar cuantas operaciones económicas se efectuaran y que tuvieran una cierta importancia. El recinto ferial se acotaba con cuerdas y en la zona de la Cañada actualmente calle Frailes, mataderillo, velilla baja y otras más, se ubicaba el mercado de ganados.

Aquellos vecinos que vivían en el propio recinto ferial quedaban obligados todas las noches a encender candiles que alumbraban las calles del entorno, quedando autorizados para que pudieran recibir a forasteros en sus casas.

Esta feria alcanzó un notable auge a lo largo de la centuria del quinientos, iniciando más tarde un declive a comienzos del siglo XVII. En 1626, el cabildo de la ciudad acuerda que la nueva feria se celebrara en la primera quincena del mes de septiembre, y un año más tarde se establece una feria franca, variándose el lugar de la celebración, que ahora tendría como escenario la zona de la plaza baja, calle Llana y San Bartolomé, llevándose el mercado de ganados a la Dehesilla de San Blas.

Horcas Gálvez señala que “es en 1636 cuando comenzó a regir el acuerdo adoptado por el Cabildo por el que la feria se quedaba reducida a ocho días, que abarcaría desde el día de nuestra señora de Guadalupe hasta el día de la santa cruz ( 8-14 de septiembre) “.

En la centuria dieciochesca , en 1794 se le concede el carácter de real adjudicando por cedula a   la villa la celebración de una nueva feria que debía tener lugar entre los días  4  y 8 de octubre, ubicándose el recinto en la plaza del Coso, Calzada, Llanos de San Blas , etc.. Tal vez esta reducción en las fechas se debiera, como apunta Horcas Gálvez, “a la decadencia, o acaso a la desaparición de la anterior feria, siendo una de las consecuencias del cambio, el aumento del número de animales que afluían a la misma al ser uno de los últimos mercados de ganado que se celebran en la región…”

En 1813 la feria no se celebró por la existencia de un brote de peste equina en las zonas del campo de Gibraltar, debiendo extremarse la vigilancia por parte de los alcaldes del barrio para que no se propagara la epidemia.

En épocas  diferentes esta feria dejo de celebrarse aunque así vino haciéndose hasta que en 1818, se establecen algunas innovaciones en ella, a instancia del síndico personero, para evitar que en la misma se produjeran aglomeraciones y bullicios de gente en la calzada, por lo que se dispuso que las tiendas que se instalaran de platería, paños finos y lienzos  se situaran en la plaza del Coso, mientras que las de juguetes, frutas y otras se llevaran hasta la plazuela del Rincón, quedando reservada para los puestos de buñuelos el entorno del convento de Guadalupe.

Las casetas de finales del siglo pasado se realizaban con toldos, adjudicándose su utilización por la comisión de festejos tras el pago de un cano prefijado.

En el primer cuarto de la actual centuria, en 1915, se presentó un anteproyecto para trasladar la feria de mayo, en el que se pensaba instalar un mercado de utillaje agrícola, de cerámica o de otras producciones comarcales, aunque este proyecto más tarde quedó en el olvido.

En los años cuarenta esta celebración aún contaba con un importante mercado ganadero. En 1935, el programa junto al mercado ganadero, incluía diana, concurso de cucaña y “música variada de discos, ampliada mediante altavoces gigantes colocados en el real de la feria”. En esos años aun se conservaba la costumbre del fereo o de los regalos feriales, que solían intercambiarse las familias y amigos y que simbolizaban el ambiente de convivencia y afecto  reinante entre ellos. Un ritual que siempre culminaba con la degustación del chocolate en las buñolerías del real.

En 1985, en sesión celebrada el día 30 de agosto, la Corporación de la ciudad acuerda “con vistas a revitalizar nuestra Feria Real de octubre, que la misma, en lo sucesivo se inicie en el miércoles más próximo al día cuatro de dicho mes, con lo que se conseguiría que esta festividad finalizara siempre en sábado”. Dos años más tarde, aconsejan trasladarla al miércoles más próximo al día primero del mes de octubre, decisión que aun se mantiene vigente.

Actualmente, el comercio es el eslabón que une la Feria Real con la que se celebraran antaño, ya que en la misma tiene lugar una Expo-Baena que es el gran escaparate de la economía comarcal. Con esta feria de Muestras Multisectorial, diversas instituciones y entidades pretenden mostrar los productos elaborados en la  comarca.

Con un presupuesto considerable se efectúa una programación de actos en los que se pretende que los vecinos olviden por unos días sus problemas cotidianos. Actos que incluyen pasacalles de gigantes y cabezudos, concursos diversos, tirada al plato y de pichón, exposiciones, teatro popular, en las casetas del recinto ferial, que se instalan junto al parque Ramón Santaella.

Texto recogido del libro FIESTAS POPULARES DE CORDOBA por José Cobos Ruiz de Adana y Francisco Luque-Romero Albornoz y editado por diario CORDOBA y ENRESA.

 

el molino de la zarza

Te invitamos a conocernos

Porque en la vida, pasa todo tan deprisa, montados en el tren de la rutina (el trabajo, la familia, las vacaciones,..), que no sabemos apreciar lo que tenemos hasta que llega el día en que lo perdemos.

Te proponemos hacer una parada en tu camino para recuperar la visión de tu vida;  para que aprendas a valorar las pequeñas cosas que te rodean y que le dan sentido a tu día a día.

Estamos creando para ti un espacio que te invite a reflexionar, en contacto con la naturaleza, entre unas paredes que si hablaran tendrían muchas anécdotas que contar a  lo largo de los siglos.

Te ofrecemos un entorno único con múltiples muestras del paso del tiempo (el castillo de Baena, torreparedones, el museo,..) Donde puedas desconectar de tus preocupaciones haciendo un viaje al pasado.

Soy Amalio Román y un acontecimiento inesperado provoco una parada en mi vida. Desde ese momento cambio mi visión de la realidad. He aprendido a valorar lo que realmente es importante y todo lo que estoy aprendiendo en este proceso lo quiero compartir con vosotros y trasmitirlo en este espacio que con mucha ilusión quisiera que conocierais para ayudaros también a hacer esa parada.

Si estas interesado en seguirnos puedes darnos tu mail y te mandamos todas las actualizaciones que periódicamente vayamos realizando.

¡Te esperamos!